Llámenos
Contáctenos

Qué son las persianas venecianas

Cuando deseamos cuidar nuestra privacidad o regular el paso de la luz natural a través de la ventana o balcón del hogar u oficina, siempre recurrimos a una cortina o una persiana que colocada bien sea en el exterior e interior de dichos recintos, cumpliendo con su función principal, cubrir el área.

¿De dónde provienen las persianas venecianas?

Persiana veneciana origenEl origen de esta palabra viene del francés “persienne”, que en español significa persiano o habitante de Persia (provincia de Oriente Medio, al este de Mesopotamia conocida actualmente como la república de Irán). Desde el  siglo XVIII se sabe sobre este particular mecanismo, ya que antiguamente y antes de usar la ventana, había la contraventana que cumplía la función de la persiana.

Una contraventana, llamada también postigo o puertaventana es una puerta exterior que se le anexa al tragaluz por medio de un sistema corredero o de bisagras.

Funciona igual que la persiana, es decir, protege e imposibilita el paso del calor o la luz y evita que con el agua de lluvia esta se ensucie. Se fabricaba en madera, aluminio o PVC y estaba dispuesta en lamas móviles o fijas, una sola hoja o varias hojas plegables u opacas, siendo su mayor ventaja la de resistir el puente térmico.

Con el tiempo la contraventana dio paso a la persiana, la misma puedes encontrarla en distintos materiales; los más comunes son el aluminio y el plástico PVC por su resistencia y ligereza. La persiana presenta un movimiento doble (abrir y cerrar) o de subida y bajada y está compuesta de listones que se enrollan o pliegan en un sistema llamado tambor.

Existen otros mecanismos para accionarla

El más habitual se desarrolla en un cajetín, se recoge en dos poleas (superior e inferior) y la fuerza la ejerce el peso de la persiana e incluso también puede funcionar por medio de un control domótico o motor eléctrico.

Hay un mecanismo aún más lento que la cinta. En este caso la manivela que al activar un torno va recogiendo el cable que pasa por un tubo empotrado a la pared, siendo la fuerza menor que con la cinta. Por último el de la cuerda que enrolla la persiana al centro y se une a un lateral.

En el mercado encontrarás diversas opciones para cubrir tus ventanas de la claridad del ambiente o  las miradas de los vecinos.

Una de ellas son las persianas venecianas compuestas por lamas de menor o mayor grosor, dispuestas horizontalmente, que suben o bajan por la acción de un cordel y se plisan o extienden con unas varillas que trabajan como guías.

Mecanismos persianas venecianas

Sus lamas pueden variar de posición y por medio de un tirador y la inclinación regulas el paso de la luz. Las verticales que se pliegan hacia la derecha o izquierda y cuando quieres dejar el ventanal abierto se corren hacia los lados. Otras que se deslizan de arriba hacia abajo o viceversa, útiles en pisos bajos que dan a la calle o adosados, y las que corren por perfiles verticales fijos para que no se muevan.

Todas son confeccionadas en PVC, plástico, madera o también, persianas de aluminio. Cuando son de este material, el fabricante para aumentar el aguante le hace una pequeña curvatura a la lámina. En decoración son muy utilizadas solas u ocupando el lugar de la cortina.

La persiana veneciana se conoció con este nombre porque los persas cuando hicieron la ruta hacia Europa entraron por el puerto de Venecia, pero la patente fue registrada en el año 1769 en Londres. En países de Europa Central es la que frecuentemente observamos en salones, oficinas, domicilios u hoteles.

Entre sus ventajas resaltan que gradúa la cantidad de luz, regula la temperatura del recinto, permite el paso de la corriente de aire, se limpia fácilmente y no acumula ácaros.

Hay personas que prefieren otro tipo de persiana porque la veneciana les resulta al tacto y a la vista muy fría por el material con que está elaborada (aluminio o plástico). En la actualidad se usa la madera en los nuevos diseños para saldar esta situación (aunque es más cara).

Al instalar una persiana veneciana hay que tomar en cuenta los siguientes datos

En primer lugar el modo de apertura de tu ventana; si es abatible, colócala entre unos 7 a 15 cm por encima de la altura de la ventana para que esta se pueda abrir.

Si es corredera sitúala al límite del final de la misma para no afectar su apertura. Así como con la cortina o estor, lo ideal es que mida unos 20 cm más que el ancho de tu ventana; pues dejando a cada lado 10cm evitarás ver en diagonal hacia el exterior y al menos que el hueco disponga de un marco interior.

Si aún no te has decidido por las persianas venecianas observa por qué debes adquirirlas y cuáles son las razones:

  • Se adaptan a cualquier espacio. Si son en zonas cálidas te recomendamos las de madera, para los de estilo contemporáneo en plástico o metal.
  • En zonas donde necesitas controlar el paso de luz o regularlo y por ejemplo en las habitaciones de los niños, las venecianas propician un ambiente encantador para que tu despertar sea placentero, evitando así los destellos sin tener que desaprovechar la luz natural.
  • Regularmente son unicolores para combinar los entornos, pero puedes personalizarlas, estampando y usando un color en cada lama. Si lo prefieres empapelar o con spray degradar para incorporarlas a la decoración.

Las persianas venecianas están más vigentes que nunca ya que le dan ese toque moderno al estilo de tu preferencia.

By | 2019-08-27T12:23:39+00:00 septiembre 17th, 2019|Consejos|