Las puertas de aluminio son una de las opciones más seguras y utilizadas actualmente, esto se debe principalmente a que son más económicas que las puertas hechas de otro tipo de materiales y son muy resistentes, lo que permite que duren más en el tiempo sin requerir un gran mantenimiento. Además, hay gran variedad de modelos que elegir y, generalmente, son mucho más ligeras y fáciles de transportar que el resto de puertas, por lo que su instalación es sencilla.

En realidad, lo único que hay que tener en cuenta al elegir una puerta de aluminio es que es necesario cambiar el cierre cada cierto tiempo, ya que al cabo de una década suelen atascarse y dejan de funcionar correctamente. Pero no te preocupes, pues el cambio de cierre de una puerta de aluminio es una reparación muy sencilla que se puede realizar en casa.

3 motivos para cambiar el cierre de tu puerta de aluminio

Además de por recomendación del fabricante, pues al cabo de los años es necesario cambiarlo debido al uso, como cualquier otro dispositivo que ceda con el tiempo, existen otros motivos para cambiar el cierre de una puerta de aluminio. Aquí te contamos las 3 razones principales:

1. Por comodidad

Si tu cierre se ha empezado a enganchar, cambiarlo por uno nuevo aumentará la facilidad de apertura y, por tanto, la comodidad a la hora de abrir la puerta. Además, si decides elegir un cierre automático, y en el caso de compartir tu vivienda con personas mayores o que tengan problemas de movilidad reducida, eso les permitirá también a ellos entrar sin tu ayuda.

2. Por seguridad

Al cambiar el cierre, aumentamos la seguridad, pues reforzamos la calidad y eficiencia del mismo. Algunos de los últimos modelos están diseñados específicamente para evitar intrusiones, mediante el control por aplicaciones móvil o implementando códigos, tarjetas o incluso la necesidad de la huella dactilar.

3. Por su durabilidad

Puede que ahora no te apetezca cambiar el cierre de tu puerta de aluminio, pero piensa que es un arreglo que puedes realizar de forma rápida y económica, con un efecto duradero a largo plazo. Es decir, no necesitarás volver a hacerlo en diez años.

 

Tipos de cierre para puertas de aluminio

estrutura de luminio para puertas

Cerraduras de cilindro

Las cerraduras de cilindro se llaman así porque funcionan a través de un cilindro que se acciona con la llave, bloqueando o desbloqueando la puerta. Este tipo de cierre es uno de los más fáciles de usar y proporciona un nivel básico de seguridad. Dentro de este tipo de cierre, existen diferentes tipos de cilindros, como los de perfil europeo o los de perfil suizo, que ofrecen mayor resistencia al ganzuado y otras técnicas de apertura no autorizada.

Cerraduras multipunto

Este cierre destaca por ofrecer mayor seguridad. Su funcionamiento se basa en dividir los puntos de cierre a lo largo de la puerta, a través de pestillos, cerrojos u otro tipo de barras de cierre. Todas se abren con una misma llave, pero son mucho más resistentes a los intentos de entrada.

Cerraduras electrónicas

Las cerraduras electrónicas son aquellas que utilizan códigos, tarjetas o huellas dactilares para abrir o cerrar la puerta. Ofrecen mucha seguridad y comodidad y son una de las opciones más modernas. Otra ventaja es que ya no te tendrás que preocupar de si pierdes la llave.

Cerraduras con manija

Este tipo de cierre se suele utilizar principalmente en puertas de aluminio en interiores. Se abren y cierran a través de una manija o pomo. La seguridad no es su punto fuerte, por eso se recomiendan en estancias interiores.

Cerraduras empotradas

Este tipo de cierre es el más estético y suele implementarse en casas de diseño porque ocultan la cerradura en el borde de la puerta, manteniéndose prácticamente invisible desde fuera.

Si estás pensando en cambiar el cierre de tu puerta, o incluso en instalar una puerta de aluminio en tu casa, en Araque Aluminios somos expertos en la fabricación e instalación de puertas de aluminio. Pídenos presupuesto sin compromiso y te ayudaremos a convertir tu hogar en un entorno más seguro.