Las claves de un buen aislamiento térmico y acústico

Cada día queremos hogares más confortables, con una buena temperatura tanto en invierno como en verano. El clima, el tamaño de la vivienda, el tipo y calidad del acristalamiento y la existencia de aislamiento térmico son determinantes en el gasto en calefacción y aire acondicionado. El 85% de viviendas dispone de calefacción, y ésta es el principal gasto energético de la vivienda. Si adoptamos las medidas precisas, podemos mantener el confort sin que nuestro bolsillo se resienta en exceso.

Consejos para conseguir la temperatura adecuada:

  • Mantenga el termostato de su calefacción en 20º, confortable para una vivienda. Por cada grado adicional gastará entre un 6% y un 8% más de energía.
  • Para ventilar completamente una habitación es suficiente con abrir las ventanas alrededor de 10 minutos: no se necesita más tiempo para renovar el aire.
  • Procure que los cajetines de sus persianas no tengan rendijas y estén bien aislados.
  • Las superficies de cristal son el punto más vulnerable a las fugas de calor (el 40% de las pérdidas de calor se producen por las ventanas). El aislamiento térmico de una ventana depende de la calidad del vidrio y del tipo de carpintería del marco. Para mantener el calor es imprescindible un buen aislamiento: doble cristal con cámara y Rotura de Puente Térmico. Vidrio y aluminio forman un gran equipo. Además, no sólo funcionan como aislante térmico sino también acústico: si vivimos en una calle ruidosa veremos drásticamente reducidas las molestias.
  • Siguiendo estos consejos, aparte de ahorrar en los costes de la energía, también protegeremos el medio ambiente al reducir las emisiones de dióxido de carbono (CO2).
2018-07-09T10:29:32+00:00